Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

sábado, 27 de julio de 2013

No descuides el Rosario que tu madre, María, te ha confiado…

  Foto de Catholic.net , momento en que el Papa toma un Rosario que le es lanzado desde unos de los edificios de Rio de Janeiro.

Es con la Virgen María que apreciarás mejor el valor de una vida sobrenatural y de una espiritualidad profunda. No hay en su vida, ningún gesto, ningún pensamiento, por pequeño que éste sea, que no se inspire de Jesús; ni un sólo minuto que lo viva lejos de él. La existencia de la Virgen está hecha totalmente de interioridad. En ella, no hay ninguna separación entre la acción y la contemplación, ya que la contemplación impregna la acción mientras que la acción nace de la contemplación.

El rosario es una cadena de oraciones que te vinculará a ella. También es la película que te recordará todas las etapas del camino de la esperanza que recorrió: su ternura en Belén, su tormento durante la huida en Egipto, el silencio y la labor en el taller de Nazaret, su fervor en el templo, su emoción ante la predicación de su hijo, de San Juan; en resumen, la historia de dos vidas que sólo son una, ya que el Señor vivió en ella, y ella en él. No descuides el Rosario que tu madre, María, te confió dándote la recomendación de vivir como ella, con ella, por ella y en ella.


Francisco Javier NGUYEN VAN THUAN,
Sobre el camino de la esperanza,
Le Sarment, Fayard 1991. Capítulo 35 – Nuestra Madre María, § 937 et 922


Un minuto con María 
www.mariedenazareth.org 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...