Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

viernes, 1 de febrero de 2013

Que nadie tenga miedo a Dios.



Todos los hombres pecadores que se acercan con fe y confianza a los pies de Cristo comprenden que Dios les ama, acepta y les otorga su amor y misericordia, abriendo de esta manera la puerta a una nueva aventura: la vida en plenitud.

María Magdalena se postró a sus pies, lloró arrepentida y fue perdonada. Pedro después de negarle tres veces, dice el Evangelio que 'lloró amargamente'. Cristo vio su arrepentimiento y le perdonó. En cambio Judas (aún dándose cuenta de que había entregado sangre inocente) no confió en la misericordia divina, entró en la angustia y desesperación y se ahorcó.

La Misericordia de Dios es para todos, nadie queda excluido. En la revelaciones a Santa Faustina, Jesús le dice: "Ningún pecado, aunque sea un abismo de corrupción agotará mi Misericordia. Aunque el alma sea como un cadáver en plena putrefacción, y no tenga humanamente ningún remedio, ante Dios sí lo tiene".

Hemos de colocarnos debajo de la cruz y esperar a que -por su gran misericordia- el costado de Cristo sea traspasado de par en par. De ahí brotará la sangre y el agua que purifica y lava nuestra alma. Longinos le traspasó el costado y el torrente de gracia que recibió fue tan fuerte que se convirtió. Nosotros somos 'empapados' por el torrente de gracia en el sacramento de la penitencia.

Que nadie tenga miedo a Dios. En todo caso, el único miedo que puede sentir el hombre (respecto a Dios) es el de perderle para toda la eternidad. Para meditar más profundamente el misterio de la Misericordia Divina, pensemos repetidamente en la Pasión de Cristo. Los efectos serán tan beneficiosos para nuestra alma que solo en el cielo podremos comprender tal magnitud.

Dios nos siga bendiciendo.



 https://www.facebook.com/photo.php?fbid=4341676509148&set=a.1454343287622.2062284.1504522290&type=1&theater

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...