Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

sábado, 9 de febrero de 2013

Cuadro de la festividad de la concepción de María



Vi una bella columna de luz que se elevaba de la tierra como el tallo de una flor. Esta columna llevaba una iglesia llena de luz. La columna se elevó hasta el centro de la iglesia como un arbolito cuyas ramas, regularmente compartidas, llevaban retratos de la familia de la Santa Virgen, los cuales eran, en esta representación de la fiesta , objeto de una veneración particular. Estaban como sobre los estambres de una flor. Eran Santa Ana, entre San Joaquín y otro hombre, tal vez su padre.

Bajo el seno de Santa Ana, vi una brillante cavidad más o menos de la forma de un cáliz, y en esta cavidad, la figura de un niño resplandeciente que crecía; sus pequeñas manos cruzadas sobre el pecho, su pequeña cabeza estaba inclinada y de allí salían una infinidad de rayos que se dirigían hacia una parte del mundo. Me parece a mí que no iban en todas las direcciones. En otras ramas cercanas estaban varios retratos volteados hacia el centro, en una actitud de respeto, y en la iglesia, vi a un número infinito de santos dispuestos alrededor o formando coros, girarse rezando hacia esta santa Madre.

Por encima de este cuadro simbólico de la festividad de la Inmaculada Concepción, se elevó el arbolito luminoso con un nuevo descendiente al final, (...). Aquí María y José estaban de rodillas y un poco más abajo, delante de ellos, Santa Ana. Adoraban al niño Jesús que, con el globo imperial en la mano, estaba sentado encima de ellos en la parte superior del tallo, rodeado de esplendor incomparable. Alrededor de esta representación, los coros de los Reyes Magos, los pastores, los apóstoles y los discípulos estaban adorando a muy poca distancia, mientras que otros santos formaban círculos santos menos vecinos. Entonces vi por encima, en medio de una gran luz, las formas más indistintas de poderes celestiales, más arriba aún, como un semi-sol irradiando a través de la cúpula de la iglesia.



Catherine Emmerich (1774-1824)
Extracto de : La Vida de la Santa Virgen según Las visiones de Anne Catherine Emmerich, Paris, 1860, chp 16


Un minuto con María 
 http://www.mariedenazareth.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...