Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

sábado, 13 de agosto de 2011

Jesús, enséñame a orar.


Quince minutos con Jesús Misericordioso


Jesús Misericordioso enséñame a rezar. No es que yo no sepa rezar, porque sé muy bien las oraciones, pero lo que deseo es que me enseñes a tener confianza en ti cuando rezo, para que obtenga todo lo que necesito para mi salvación y la salvación de mis seres queridos. Y sobre todo hazme perseverante en la oración, porque sé muy bien que sin la santa perseverancia no llegaré muy lejos en la vida espiritual.
A veces me desanimo y cuando sobreviene la tribulación y el sufrimiento, dejo la oración, siendo que en esos momentos es cuando yo debería rezar con más insistencia, al igual que tú lo hacías en el huerto.
Jesús, tú que no necesitabas de la oración, pero quisiste darnos el ejemplo para que oráramos sin desfallecer, enséñame a rezar bien, con confianza en el Padre eterno, con abandono y humildad, para que por medio de la oración yo obtenga todos los medios necesarios para mi salvación y adelanto espiritual, y por ella obtenga gracias para mis prójimos necesitados.

¡Te amo, Jesús Misericordioso, y me entrego a ti para que tú me hagas un modelo perfecto de hombre orante!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...