Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

miércoles, 16 de febrero de 2011

De María nunquam satis

Cuando yo era un joven teólogo, antes e incluso durante las sesiones del Concilio, como sucedió y como le sucede todavía hoy a muchos, yo alimentaba algunas reservas sobre algunas fórmulas antiguas, como por ejemplo, la famosa de María nunquam satis - “de María nunca sabremos lo suficiente”- Esta me parecía exagerada.

También tenia dificultad para comprender el verdadero sentido de otra expresión famosa (tan repetida en la Iglesia desde los primeros siglos, cuando después de un memorable debate - el Concilio de Efesio del 431 se había proclamado a María Madre de Dios) que ve a María “victoriosa frente a todas las herejías”.

Hoy, en este periodo de confusión en la que todo tipo de desviaciones heréticas vienen a golpear a la puerta de la fe auténtica, hoy apenas he comprendido que no se trataba de una exageración de devotos, sino de verdades más que nunca válidas 

Cardenal Ratzinger - Entrevistas sobre la Fe
Vittorio Messori - Fayard 1985
 
Fuente: www.mariedenazareth.com

................................................



“El hombre tiende por inercia natural a lo visible, a lo que puede coger con la mano, a lo que puede comprender como propio. Ha de dar un cambio interior para ver cómo descuida su verdadero ser al dejarse llevar por esa inercia natural. Ha de dar un cambio para darse cuenta de lo ciego que es al fiarse solamente de lo que pueden ver sus ojos. Sin este cambio de la existencia, sin oponerse a la inercia natural, no hay fe. Sí, la fe es la conversión en la que el hombre se da cuenta de que va detrás de una ilusión al entregarse a lo visible […] Y porque nuestra inercia natural nos empuja en otra dirección, la fe es un cambio diariamente nuevo; sólo en una conversión prolongada a lo largo de toda nuestra vida podemos percatarnos de lo que significa la frase: yo creo” (Joseph Ratzinger, Introducción al Cristianismo, el salto de la fe). 

Meditación de hoy
Fuente Catholic.net

3 comentarios:

  1. Gracias por estea reflexión solo puedo decir Señor creo pero aumenta mi fe, que Dios te guarde siempre y te bendiga siempre muy unidas en oración y un abrazo muy fuerte en Cristo jesús

    ResponderEliminar
  2. Me encanta esa expresión: de mariam nunquam satis...realmente la Virgen es el mundo secreto de Dios, que nos revela en cachitos, a los que queremos amarla. ¿Verdad?
    Un abrazo, amiga.
    ;O)

    ResponderEliminar
  3. Hola Magda...aqui me tienes leyendote un poco amiga...me gusta mucho lo que siempre compartes...

    Feliz noche,un enorme abrazo para ti
    ..Dios te bendiga

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...