Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

lunes, 2 de enero de 2012

Nuevo año.

Vivir católico


Hemos comenzado un nuevo año, por gracia de Dios, que nos ha concedido otro espacio de tiempo para que alcancemos la santidad.
Es tiempo de revisar cómo hemos vivido el año que pasó, haciendo como un balance de las cosas que hemos hecho bien, para dar gracias a Dios y seguirlas haciendo cada vez mejor; y de las cosas que hemos hecho mal, pedir perdón a Dios humildemente, y tratar en el futuro de no volver a hacerlas.
Dios es bueno y por eso nos concede este nuevo año de misericordia para que hagamos méritos para el Cielo.
No sabemos si alcanzaremos a vivirlo hasta el final, pues tal vez éste sea el año de nuestra muerte, y tengamos que presentarnos ante el Juez divino, que nos pedirá cuentas del tiempo vivido y en qué lo hemos empleado. Por eso ¡qué solícitos debemos ser en aprovechar cada instante para hacer buenas obras y amar a Dios y al prójimo, sin derrochar tiempo y energías en diversiones y pasatiempos inútiles, como el estar horas frente al televisor!
Dios quiere que tengamos también tiempos de descanso y esparcimiento, pero también quiere que trabajemos por nuestra propia santificación y el bien de los hermanos y de todos los hombres.
No miremos ya el pasado, anclándonos en él y que nos paraliza nuestro vivir bien el presente, puesto que el pasado ya no lo podemos corregir, sino dejarlo amorosamente en la Misericordia de Dios.
No tengamos ansiedad por el futuro, que no sabemos si llegaremos a vivir, porque ya el Señor nos dice en el Evangelio que no nos inquietemos por el futuro, ya que a cada día le basta con su propio sufrimiento.
Aprovechemos cada día, cada momento. Vivamos bien el momento presente, sin distraernos pensando en el pasado, ni por el futuro, sino viviendo el hoy, y seremos felices, dentro de las cruces que tengamos que llevar, porque Jesús nos ha enseñado a pedir el pan cada día, y por eso tenemos que vivir un día a la vez.


santisimavirgen.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...