Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

lunes, 26 de febrero de 2018

No juzgues...



"En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: 
Sed compasivos como vuestro Padre es compasivo; no juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados; dad, y se os dará: os verterán una medida generosa, colmada, remecida, rebosante. La medida que uséis, la usarán con vosotros."

Las personas por lo general, tenemos tendencia a ser un poco egocéntricas, a buscar nuestros intereses, lo que nos agrada o me hace bien a mí. Y, hoy, Jesús nos dice todo lo contrario, que los demás también son importantes, no sólo "yo", también cuentan los "otros". Al mirar sólo para nuestros intereses, nos convierte en personas EGOÍSTAS y el egoísmo es: "todo para mí, nada para el otro", justo lo contrario de lo que decía Jesús, que debemos tratar al hermano con misericordia, porque con la medida que midamos SEREMOS MEDIDOS cada uno. Dicen qué si nos pusiéramos los "zapatos del hermano", sabríamos perfectamente porqué camina así y no le juzgaríamos, sino qué le comprenderíamos perfectamente. ¡Si supiéramos comprender....!

Señor Jesucristo, ¡Qué difícil resulta a veces vivir este mandato! Queremos ser buenos y misericordiosos y ése es nuestro propósito desde el inicio del día, pero nuestra debilidad nos traiciona, sin apenas darnos cuenta, ya estamos juzgando al hermano: lo que dice, cómo lo dice, lo que hace y, lo peor aún es que también le condenamos con el corazón y por eso sale por la boca, y hacemos daño y a veces mucho daño. ¡Perdón Señor, PERDÓN! AYÚDANOS a vivir el AMOR VERDADERO, qué no juzga, no condena, todo lo escusa, todo lo comprende, todo lo perdona. SÓLO TÚ puedes ayudarnos a ser misericordiosos con los demás. ENTRA en nuestro corazón y conviértelo cada día. Y GRACIAS por tu perdón, que nos enseña a perdonar.

"Todos oramos por todos" 🙏

Enrique Álvarez Moro 

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10213138223429858&id=1222719012

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...