Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

lunes, 4 de junio de 2012

Amémosle siempre.


Cuando alguien ama desea romper esquemas. ¿Cómo estar ayer, hoy y siempre presente? Difícil para un hombre, pero no para Dios. Dios no conoce límites de espacio ni tiempo. Cristo, con un Corazón misericordioso, lleno de gracia, amor y verdad, hizo el jueves Santo lo que viviría el Viernes Santo. Jesús, el único que va por delante, que nos ama desde antes de nuestro nacimiento.

En la última cena, se entregó por entero, no reservó nada. Su Corazón se consumió, sin escatimar esfuerzos ni sufrimientos. En aquel clima de majestad, se oyó un leve susurro, traición y negación se presentía. Entonces, llegó el momento más importante. Aquel mismo Verbo que dijo: "Hágase la Luz" y ésta existió, en ese momento afirmó: "Esto es mi Cuerpo, esta es mi Sangre"....

Ya entregado "incruentamente" en el primer Altar de la Iglesia naciente, rogó a su Padre apartar el cáliz que horas más tarde consumiría. Como hombre, tenía miedo. Pero aquí está la lección: Hágase tu voluntad, y se entregó a su Pasión, aceptada por amor. Ese es el plan que Dios había proyectado para la redención del mundo entero. Sellar la nueva Alianza, mediante Su propia sangre, unir de nuevo cielo y tierra.

Así se entregó el único que es perfecto, Justo y Santo. Sólo Dios pudo llevar sobre sí los pecados del hombre.

¡Qué gran ejemplo para ofrecernos con Él! Entregarle por amor nuestros sacrificios, nuestras pruebas, temores, proyectos...Entregarle nuestra vida entera, y repetir con la humilde nazarena: "Ecce ancilla Domini, fiat mihi secundum Verbum Tuum".

Imitemos a Cristo, Aquel que nos amó, que nos soñó desde antes de la fundación del mundo. Amémosle en los gozos, en las pruebas, en las tentaciones. Amémosle siempre. Él se ha dado por entero a nosotros. Ahora, nuestra respuesta de amor debe ser una entrega voluntaria y generosa, confiando y abandonándonos.

Dios nos siga bendiciendo

de mi amigo y hermano Alejandro María

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...