Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

domingo, 17 de junio de 2012

CORAZÓN DE JESÚS REY Y CENTRO DE TODOS LOS CORAZONES



TEN MISERICORDIA DE NOSOTROS
         
 Ángelus, 4 de agosto de 1985
¡Queridos Hermanos y Hermanas!
1. Jesucristo es rey de los corazones. Sabemos que durante su actividad mesiánica en Palestina el pueblo, al ver los signos que hacia, quiso proclamarlo rey. Veía en Cristo un justo heredero de David, que durante su reino llevó a Israel al cúlmen del esplendor.
2. Sabemos también que ante el tribunal de Pilato Jesús de Nazaret a la pregunta: ¿Tú eres rey ... ? respondió:"Mi Reino no es de este mundo... Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad, escucha Mi voz" (Jn 18,33. 36-37).
3. En este mundo Cristo es Rey de los corazones. Nunca quiso ser soberano temporal, ni siquiera sobre el trono de David. Sólo deseó ese Reino que no es de este mundo y que, al mismo tiempo, en este mundo se arraiga por medio de la verdad en los corazones humanos: en el hombre interior. Por este Reino anunció el Evangelio e hizo grandes signos. Por este reino, el reino de los hijos y de las hijas adoptivos de Dios, dio Su vida en la Cruz.
4. Y confirmó de nuevo este Reino con su Resurrección, dando el Espíritu Santo a los Apóstoles y a los hombres en la Iglesia. De este modo Jesucristo es el Rey y centro de todos los corazones. Reunidos en Él por medio de la verdad, nos acercamos a la unión del reino, donde Dios "enjugará toda lágrima" (Ap 7,17), porque será "todo en todos" (1 Co 15,28).
5. Hoy, reunidos para la acostumbrada plegaria dominical del Ángelus, elevamos - juntamente con la Madre de Dios al Corazón de su Hijo la invocación: "Corazón de Jesús, Rey y Centro de todos los corazones, ten misericordia de mí". Que el Corazón Inmaculado de María guíe nuestra oración,
 . 

1 comentario:

  1. ¡¡¡AMEN!!! Que hermoso Magda.
    ¡Muchas gracias, feliz Domingo!
    Un abrazo. Dios os bendiga.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...