Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

lunes, 18 de abril de 2011

Diario vivir

Caridad. 
¡Qué preciosa es esta palabra y qué bien que nos hace el practicarla!
Porque caridad es amor, y quien tiene amor para con Dios y para con el prójimo, ya lo tiene todo.
No esperemos a demostrar amor a Dios y a los hermanos en las grandes ocasiones que se nos presenten, sino aprovechemos las situaciones cotidianas, de todos los días, para ser caritativos con todos, teniendo un trato amable y bueno, a ejemplo de Cristo, que era bueno con todos, incluso con los que le hacían mal.
El Cristianismo puede sintetizarse en una sola palabra: Amor. Pero no el amor horizontal, sino el amor vertical a Dios, y luego sí, en Dios y por Dios, amar también a los hermanos. O mejor dicho, amar a Dios en los hermanos, porque bien sabemos que Jesús está en cada hombre, especialmente en los que más sufren.
Hay veces que somos caritativos con los lejanos y los tratamos muy bien, pero en nuestro hogar somos muy hoscos y de trato duro. ¡Que esto ya no sea así!, sino empecemos hoy mismo, a tratar con amor y delicadeza a los más cercanos a nosotros.
Debemos reconocer que nos hace falta un aumento de fe, porque no vemos al Señor en los demás, y por eso no los tratamos bien, puesto que si creyéramos firmemente que Jesús está escondido en cada prójimo, y que al hacerle algo al prójimo se lo estamos haciendo directamente a Jesús, entonces otra sería la situación.
Pidamos entonces más fe para saber ver al Señor en los hermanos y tratar a todos como al mismo Cristo.
Jesús quiere que seamos perfectos como el Padre, y la perfección del Padre es el Amor y la Bondad. Entonces seamos buenos y amorosos para asemejarnos a Dios, y así haremos felices a los hombres y Dios estará contento con nosotros.

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.


www.santisimavirgen.com.ar

1 comentario:

  1. Has vuelto en perfecta forma. No esperar a las grandes ocasiones y hacer la caridad desde las pequeñas oportunidades me parece el secreto del verdadero amor y la prevención frente a la fantasía del "si sucediera... yo haría", nada eso,hay que retratarse aquí y ahora.Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...