Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

sábado, 5 de octubre de 2013

Ningún ser humano ha estado más cerca de Jesús sino la Virgen


 
Lo llevó y Lo dio a luz. Le dio Sus rasgos; Se le debía parecer. Lo amó como una madre ama a su hijo: su primogénito, su único. Lo crió y le enseñó las bellas oraciones de Israel.

Una mujer, un día, dijo a Jesús: «Bienaventurado el vientre que te llevo, y los senos que te amamantaron.» (San Lucas 11, 27). Esta alabanza es también la de la Iglesia; también es nuestra.

Pero, si fue una educadora para Jesús, Él también por una misteriosa vuelta de las cosas fue Su Maestro. Asistió a Su escuela, escuchando Sus palabras, observando y reteniendo Sus gestos y Sus acciones, guardando todo eso y meditándolo en lo más profundo de su ser. Fue la primera y también la mejor cristiana y mereció verdaderamente la palabra de Su Hijo : «Bienaventurados los que oyen la palabra de Dios, y la practican.» (San Lucas 11,28)
 
 
Monseñor Jean-Paul Vincent (Ex - obispo de Bayona)
Homilía del 15 de agosto de 1972 en Puy-en-Velay
 
 
Un minuto con María 
www.mariedenazareth.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...