Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

domingo, 26 de febrero de 2012

Quisiera convertirme, Señor



De la tibieza de mi vida:
digo creer en Ti no siempre vivo en Ti y contigo.
Hablo y frecuentemente son palabras sin sentido,
que no vienen desde Ti y, muchas veces, no son para Ti.
 
Quisiera convertirme, Señor.
De mis falsas seguridades:
espero en Ti pero me fío de mis propias fuerzas,
no siempre te sirvo en lo que hago,
y, algunas veces, soy yo el que me busco en todo ello.
 
Quisiera convertirme, Señor.
De mi mis soledades y angustias,
por haberme alejado del costado de tu compañía.
Porque, uno de mis pecados, es mi deseo de ser libre.
Libre sin más barreras que mi propia libertad.
Libre sin más condicionantes que mi propia moral.
Libre sin más dignidad que todo lo que considero bueno para mí.
 
Quisiera convertirme, Señor.
De mi incomunicación con todo lo divino.
Mi oración, rápida, rutinaria y distraída.
Mi caridad, oportunista, vanidosa y selectiva.
Mi vida, fácil, consumista y sin brújula cristiana.
Mis caminos, tortuosos y estériles, placenteros y a la carta.
 
Quisiera convertirme, Señor.
Desde mi corazón, para que Tú, lo hagas tuyo.
Desde mi alma, para que en ella, Tú tengas la mejor parte.
Desde mis entrañas, para que por ellas,
salga a la luz que sólo Tú, y solo Tú,
eres quien reina en mi vida.
 
Quisiera convertirme, Señor.
Ayúdame, Señor, a buscarte en el silencio.
Ayúdame, Señor, a descubrirte en el necesitado.
Ayúdame, Señor, a contemplarte en las maravillas del mundo.
Ayúdame, Señor, a no perderme en las excusas de cada día,
en los senderos fáciles y de bajo precio.
Sólo Tú, Señor, tienes palabras de Vida Eterna.
Sólo Tú, Señor, eres capaz de darme fuerzas,
para vencer y salir victorioso de la tentación de cada jornada.
Amén.
 
P. Javier Leoz


 http://www.celebrandolavida.com

2 comentarios:

  1. Gracias por ste hermoso compartir Sólo Tú, Señor, eres capaz de darme fuerzas,
    para vencer y salir victorioso de la tentación de cada jornada.que Dios le pagué todo gracias muy unidas en oración y un abrazo muy fuerte .

    ResponderEliminar
  2. Gracias por compartir: Sólo ÉL NOS PUEDE AYUDAR.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...