Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

miércoles, 1 de febrero de 2012

Ayuno.


Enseñanzas del Evangelio




Cuando ayunen, no pongan cara triste, como los hipócritas, que desfiguran su rostro para que los hombres vean que ayunan; en verdad les digo que ya reciben su paga. Tú, en cambio, cuando ayunes, perfuma tu cabeza y lava tu rostro, para que tu ayuno sea visto, no por los hombres, sino por tu Padre que está allá, en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. (Mt 6, 16-18). 

Enseñanza: 

El ayuno, como todas las obras, deben ser hechas para que las vea Dios y no los hombres, aunque es bueno también que las vean los hombres, al menos algunas obras, para que glorifiquen a Dios.
Pero en el caso del ayuno, debemos ayunar para que Dios nos vea y sea Él quien nos premie. Porque si ayunamos con el fin de que los demás nos vean, para pasar por buenos y santos, y así ensoberbecernos, entonces este ayuno no tiene ningún valor para el Cielo.
Tenemos que ser simples para el trato con Dios, ya que ante Él estamos desnudos. ¿Y por qué querer aparentar ante los hombres lo que no somos?
Dios quiere que hagamos muchas buenas obras, ayunos y oraciones, pero no con el fin de ser vistos por los hombres y recibir alabanzas de ellos, sino porque a Dios le agradan estas obras y con ellas ayudamos a la salvación propia y la de nuestros hermanos.
Seamos buenos en todo, también en esto del ayuno corporal, para que Dios nos premie.
¡Qué ganas tenemos muchas veces de que se descubran nuestras buenas obras, para recibir alabanzas! Es nuestro pobre orgullo que quiere su satisfacción. Cuidémonos de estas actitudes para no perder el premio eterno de cada buena obra

Fuente:santisimavirgen.om

1 comentario:

  1. Buena reflexión, nunca debemos hacer que se note lo que hacemos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...