Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

sábado, 29 de enero de 2011

La Pura.


Hoy parece raro hablar de la pureza en este mundo que está corrompido por el pecado de la impureza, por la lujuria que arrastra a la humanidad entera hacia el abismo. Por eso tenemos que pensar en María, la Virgen Purísima, e invocarla si queremos guardar intacta nuestra pureza y conservarla y defenderla de los enemigos del alma.


Pensemos que María es solo inferior a Dios, y que esto nos diga todo, porque no hay criatura superior a la Virgen, y hasta los ángeles más puros y eminentes, son una nada con respecto a María.
Si queremos tener a María por amiga, tenemos que esmerarnos en guardar la pureza de mente, cuerpo y alma, porque la Pureza se deleita en tener amistad con los puros.
Pero no nos desalentemos si a veces hemos caído, porque María es la Pura, pero también es la Compasiva y el refugio de los pecadores, y Ella, pasando su mano virginal sobre nosotros, nos devuelve la prístina pureza si la hemos perdido.
Si Jesús ha dicho en el Evangelio que son bienaventurados los puros de corazón porque verán a Dios, y lo entenderán y comprenderán las cosas espirituales; ¡cuánto más María, que es la Purísima, habrá comprendido y entendido las cosas de Dios! Por eso dice el Evangelio que María guardaba y meditaba todas las cosas en su Corazón, que era puro y perfecto.

¡Oh María, sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a Vos!

Fuente:Consagración a María
Imagen:Internet

1 comentario:

  1. Un canto de nuestra liturgia dice así
    te vengo a pedir oh, Madre de Dios
    que ruegues por mí, a nuestro Señor...
    Yo quiero crecer en fe y oración
    yo quiero vivir la vida de Dios...
    Te vengo a pedir por tu intercesión
    amar como tu, llevar a Jesús en mi corazón!

    Me gustó el post Magda.
    Un beso

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...