Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

miércoles, 12 de enero de 2011

Diario vivir

 Cada día. 

Cada día que comenzamos es una nueva oportunidad que nos da la Misericordia de Dios para que seamos buenos, para hacer méritos y alcanzar al fin de nuestras vidas el Paraíso. ¿Cómo aprovechamos cada día que Dios nos concede en su amorosa bondad y providencia?
Lamentablemente debemos reconocer que nuestros días y el modo como los vivimos, dejan mucho que desear, porque la mayoría de ellos los pasamos en pasatiempos inútiles, y a veces hasta pecaminosos. ¡Que no suceda más eso a partir de hoy, sino vivamos cada día como lo que es, un regalo de Dios que no se volverá a repetir, y que sellará nuestra vida para la eternidad!

Para nuestro diario vivir debemos tomar esta frase de San Juan Bosco: “Hay que trabajar como si no se debiese morir nunca y vivir como si se debiese morir cada día.” Por supuesto que el trabajo de que habla aquí Don Bosco es el trabajo espiritual y, sobre todo, el trabajo por la salvación de las almas, de la propia y de las de nuestros hermanos. Y este trabajo nunca lo debemos dejar de lado, sino ponerlo en el primer lugar en las prioridades de cada día.

Estamos acostumbrados a que cada mañana sale el sol, y nos parece la cosa más natural del mundo. Pero sepamos que llegará un día en que no veremos salir el sol. Y nuestra alma, ¿dónde estará en ese momento? Estará en el lugar que le haya correspondido por el modo de vida que haya vivido en la tierra, y según haya muerto en gracia de Dios o en pecado mortal.

¡Qué locura es no aprovechar cada día como si fuera el último, porque tal vez realmente el día de hoy puede ser el último! Vivamos así y habremos aprovechado muy bien el tiempo de vida que Dios nos concede para ser santos e ir al Cielo.

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.


Fuente: Devociones y Promesas
Imagen: Internet

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...