Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Nunca es demasiado tarde


Hoy no es demasiado tarde, y puedo aprovechar cada momento para construir.


“Nunca es demasiado tarde”. Este lema por lo regular equivale a un “siempre es posible”. A veces engendra frases conocidísimas como “la última y nos vamos” o “mañana te pago”. Pero hablando en serio, cuando posponemos nuestros objetivos por mucho tiempo constatamos que no “siempre”, sino sólo “algunas veces”, todavía es posible. Algunas veces también es demasiado tarde...

Quien ha tenido que repetir un año de la escuela por un examen suspendido, quien ha perdido a un ser querido sin haberle dicho “te quiero”, quien vive arrepentido de haber provocado un daño que no puede reparar, comprende lo que significa “ya es demasiado tarde”.

Si habitualmente dejamos las cosas para después podemos comprender por qué “nunca” es demasiado tarde. Aquello que nunca hice, no lo podré hacer porque ya es demasiado tarde.

En la vida continuamente suceden cosas que no resultan como uno hubiera querido. Pero ¿por qué lamentarse del pasado? Recordar los momentos tristes o dolorosos sólo añade un lastre al presente. De un lamento nace otro, pues quien se lamenta del pasado tiene un triste presente, que en el futuro seguirá siendo un triste pasado. Es un círculo vicioso.

Santa Faustina Kowalska decía: «Si miro al futuro, me salta el miedo, pero, ¿por qué adentrarse en el futuro? Sólo aprecio la hora presente, porque el futuro quizá no habitará en mi alma. El tiempo pasado no está en mi poder para cambiar, corregir o añadir algo. Ni los sabios ni los profetas han podido hacer esto. Por tanto, confiemos a Dios lo que pertenece al pasado».

Siempre es posible comenzar de nuevo. No vale la pena anclarse en momentos que ya no están en mis manos. Hoy no es demasiado tarde, y puedo aprovechar cada momento para construir. “Nunca” sí es demasiado tarde.

¡Vence el mal con el bien!


Autor: David Delgadillo, L.C. 
Fuente: Virtudes y Valores

5 comentarios:

  1. Hermosisimo tu post!!! Siempre he pensado que nunca es tarde para volver a empezar...recibe un abrazo amiga mía

    ResponderEliminar
  2. Gracias por este compartir hermoso Dios siempre hace nuevas las cosas y cada dia que Dios nos regala es un comenzar de nuevo Gracias que Dios te guarde unidas en oración y un abrazo en Cristo Jesús

    ResponderEliminar
  3. Vivir el presente. Cada minuto, cada segundo, así se nos hace más difícil equivocarnos.

    Bonito texto.

    Feliz, feliz año 2011 lleno de los mejor y que el Señor bendiga este blog cada día, cada minuto, cada segundo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Gracias Amigos mios!!... Alma, Lourdes,Capuchino de Silos, deseo de todo corazón que tengan un año 2011...llenísimos de Bendiciones...

    FELICIDADES!!!

    Abrazos desde Paraguay

    ResponderEliminar
  5. magda que bueno este mensaje lo he compartido la verdad es que nunca es tarde y es hora de poner a pensar gracias al sr.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...