Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

jueves, 10 de mayo de 2018

Porque te amo, María

CON FLORES A MARÍA
10 DE MAYO
¡DIOS TE SALVE, MARÍA!


«Porque te amo, María»

Los pobres pecadores escuchan la doctrina de quien quisiera a todos en el cielo admitir;
tú te encuentras con ellos, María, en la colina; alguien dice a tu Hijo que lo buscas allí;
entonces tu divino Jesús ante las turbas nos demuestra su amor a nosotros sin fin. Dice: “¿Quién es mi hermano, mi hermana, mi Madre
sino aquel que practica mi voluntad por Mí?” (Mt 12,24-50)

Virgen Inmaculada y Madre la más tierna, oyendo eso a Jesús, comprendes su ideal;
No te apena, te alegra que nos haga entender que nuestra alma se torna su familia aquí ya;
Sí, ¡te causa alegría que Él su vida nos done y el tesoro infinito de su divinidad...!
¿Cómo no te he de amar, oh, mi Madre querida, viendo en ti tanto amor y tan honda humildad?

Tú nos amas María, como Jesús nos ama, por nosotros aceptas verte alejada de Él.
Amar es darlo todo, darse incluso a sí mismo tú quisiste probarlo, siendo nuestro sostén.

Sabía el Salvador de tu inmensa ternura, tu corazón de Madre conocía muy bien;
del pecador refugio, te nos dejó a nosotros junto a la Cruz y al cielo a esperarnos se fue.

La casa de San Juan se hace tu único asilo, de Zebedeo el hijo a Jesús reemplaza...
Es el postrer detalle que nos da el Evangelio; de la Reina del cielo ya nunca más se habla.
Mas este hondo silencio, ¡oh, mi Madre querida!, ¿no revela, quizá, que quiere el Verbo eterno por sí mismo cantar de tu vida el misterio, asombrando a tus hijos, los electos del cielo?

Yo escucharé muy pronto esa dulce armonía, iré muy pronto a verte en el hermoso cielo.
Pues viniste a sonreírme de mi vida en la aurora, ¡sonríeme en la tarde..., que ya va oscureciendo...!
No temo el resplandor de tu gloria suprema... He sufrido contigo y ahora yo deseo cantar en tus rodillas, María, por qué te amo,
¡y repetir por siempre que soy tu hija, quiero...!

Santa Teresa del Niño Jesús

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10213776586868545&id=1222719012

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...