Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

lunes, 29 de enero de 2018

COMO NOSOTROS PERDONAMOS A LOS QUE NOS OFENDEN....


Santa MADRE TERESA DE CALCUTA eres una MAESTRA del vivir con el Corazón de Cristo en las manos. Qué palabras tan verdaderas para hacer vida y hacer cielo...

“El perdón es una decisión, no un sentimiento, porque cuando perdonamos no sentimos más la ofensa, no sentimos más rencor. Perdona, que perdonando tendrás en paz tu alma y la tendrá el que te ofendió.”

COMO NOSOTROS PERDONAMOS A LOS QUE NOS OFENDEN....

Perdonar es difícil, pero nunca imposible.

El verdadero perdón nunca va separado del olvido.

Perdonar es no recordar la ofensa, haciendo como si nunca hubiera existido.

Así perdona Dios, devolviendo a la nada todo el mal que ponemos en sus manos.

De la misma manera que su Palabra creadora y amorosa da el ser a las cosas, sacándolas de la nada y del poder del maligno, así también su Palabra sanadora y misericordiosa hace volver a esa nada, al reino de donde salieron, el mal y el pecado de sus hijos.

Tu capacidad de perdón dice mucho de la calidad de tu vida cristiana.

Si poco perdonas, poco amas. Si has recibido mucho perdón, eres muy amado.

Si quieres ser perdonado, tu también has de querer perdonar.

El perdón cristiano no sabe nada de rencores, de gratificaciones y compensaciones, de exigencias ni de derechos.

No es solidaridad ni debe ser un mero protocolo de convivencia social y de buenas costumbres.

Perdona, aunque tengas tú la razón, aunque tu perdón no sea conocido por el otro, aunque nadie te lo agradezca, aunque te lo malinterpreten, aunque te suponga la incomprensión, la crítica o la persecución, aunque te cueste lo indecible.

Tu perdón es fuente de alegría y de libertad interior. Vaya si lo es!

Piensa que, antes que tu perdonases, fuiste también perdonado.

Piensa que el mayor perdón lo recibiste tu, sin merecerlo ni pedirlo, en la Cruz, allí donde también recibes el mayor acto de amor.

Así ha de ser también tu perdón: capaz de llegar siempre hasta el extremo de la cruz y del amor.

Enrique Álvarez Moro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...