Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

martes, 17 de agosto de 2010

Salvados por una sonrisa


Para tantas personas un hombre que les ofrece una sonrisa es una auténtica tabla de salvación

En esos terribles momentos en los que personas perdidas estaban de pie en lo alto del abismo, pensando en lanzarse, una suave voz rompía el sonido del viento y el rugido de las olas: «¿Por qué no vienes y tomamos una taza de té?». Y al volverse, una sonrisa fue muchas veces su salvación.

Durante más de cincuenta años, un ángel protector se ha dedicado a vigilar un peñón en la entrada al puerto de Sidney, una plataforma rocosa considerada como uno de los más notorios lugares de suicidios en Australia (“The Gap”).

Don Ritchie, ahora con ochenta y tres años, se levanta todas las mañanas y lo primero que hace es echar un vistazo con sus prismáticos. Cuando ve a alguien de pie, demasiado cerca del borde, se apresura para llegar a su lado y le ofrece su ayuda: una sonrisa.

Según cuentas oficiales ha salvado a más de ciento sesenta personas que acudieron al lugar para suicidarse. Pero él no lleva cuenta personal: está siempre allí dispuesto a acercarse a todas esas personas desesperadas y ofrecerles una oportunidad. Y lo hace del mejor modo que puede: «Les sonrío».

No intenta asesorar, o dar consejo ni quiere entrometerse... Solamente les ofrece una cálida sonrisa y les invita a una taza de té en su casa. Y muchas veces le acompañan...

Ciertamente una sonrisa no salva a cualquiera - le ha tocado presenciar de cerca muchos suicidios -, pero Ritchie es un ejemplo claro de que no se puede minusvalorar su eficacia: una sonrisa puede hacer milagros.

Vivimos en una sociedad en la que a muchas personas les falta un sentido para vivir, en la que muchas veces experimentan la falta de cariño o no sienten que alguien les transmita ese amor que todo hombre necesita para vivir. Para tantas personas en esta situación, un hombre que se interesa por ellas, que quiere ayudarlas, que les ofrece una sonrisa... es una auténtica tabla de salvación.

Una sonrisa alivia el cansancio, renueva las fuerzas y es consuelo en la tristeza. Una sonrisa tiene valor desde el comienzo en que se da.

Estamos en tiempos de inventar o restaurar de nuevo las conferencias en silencio. Las conferencias en silencio son las buenas obras, y Ritchie nos da su conferencia silenciosa cada día. Si crees que a ti la sonrisa no te importa nada, sé generoso y da la tuya, porque nadie tiene tanta necesidad de la sonrisa como quien no sabe sonreír.

Autor: Ignacio María Rubio, L.C. | Fuente: www.buenas-noticias.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...