Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

miércoles, 14 de julio de 2010

Dar gratis lo que gratis se nos dio


Dar gratis lo que gratis se nos dio
¿Es fácil? ¿No vivimos en un mundo hostil, lleno de insidias y rencores? ¿No somos nosotros mismos víctimas de la tentación materialista?

Dar gratis lo que gratis se nos dio
Dar gratis lo que gratis se nos dio


Es fácil ser evangelizadores y misioneros. Se trata simplemente de dar gratis lo que gratis hemos recibido.

¿Es fácil? ¿No vivimos en un mundo hostil, lleno de insidias y de rencores? ¿No somos nosotros mismos víctimas de la tentación materialista? ¿No tenemos el pecado fuera y dentro de los corazones?

Al ver la situación del mundo y al constatar la propia debilidad, sentimos miedo. Miedo a enseñar la fe y luego sufrir las “consecuencias”. Miedo a ser tildados de locos, fanáticos, fundamentalistas, beatos. Miedo a ser criticados por familiares y amigos, por compañeros de trabajo y por conocidos.

Pero si pensamos en que hemos recibido un tesoro, en que Dios no es para unos pocos, en que Él es un Padre que ama a todos, en que Cristo dio su Sangre para el perdón de los pecados, en que el Espíritu Santo sopla y actúa donde quiere y espera la ayuda de discípulos y misioneros... entonces nuestro corazón cobra fuerzas y entusiasmo: ¡sí podemos predicar el Evangelio!

¿Tan sencillo? Se exige, desde luego, coherencia, pues de nada sirve quien predica y luego vive de otra manera. Se exige, además, una formación mínima, que podemos lograr poco a poco gracias a una meditación profunda y desde la fe de la Sagrada Escritura, y a un buen estudio del “Catecismo de la Iglesia Católica”. Se exige una vida sacramental convencida: la misa dominical (y no sólo dominical), la confesión frecuente.

Se exigen, por lo tanto, ciertos requisitos. Pero nos parecerán fáciles desde la alegría experimentada, en el corazón, de saber que Dios nos mira, nos acompaña, nos impulsa, nos ama. A nosotros y a tantas personas que encontrarán el sentido de sus vidas si descubren, con nuestra ayuda humilde, la gran noticia: Cristo nació, vivió, murió, y resucitó, para salvarnos, para llevarnos al Padre, para permitir que ya en esta tierra sea posible una existencia de caridad auténtica, una vida que es anticipo de lo que experimentaremos, si somos fieles a la gracia de Dios, en el cielo.

Autor: P. Fernando Pascual LC | Fuente: Catholic.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...