Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

lunes, 22 de marzo de 2010

Si no creéis que yo soy...


I.«Si no creéis que yo soy, moriréis en vuestros pecados».

Jesús, para seguir tu camino, necesito creer que realmente eres Dios. Tu camino es esforzado, cuesta arriba; pero sé que, cuando lo sigo, encuentro la felicidad que busco, porque vivir cristianamente es la mejor forma de vivir: la manera recomendada por el «fabricante», por Ti, que eres mi Dios y mi Creador «¿Tú quién eres? Cuando hayáis levantado al Hijo del Hombre, entonces conoceréis que yo soy.» Levantado o colgado significaba crucificado.

Jesús, les estás diciendo que sólo en la Cruz pueden entender quién eres. Y es que tu vida no se entiende sin tu misión redentora que culmina en la Cruz: has venido para «dar tu vida en redención por muchos» (Mateo 20,28). «Entonces conoceréis que yo soy, y que nada hago por mí mismo, sino que como el Padre me enseñó así hablo».

Jesús, tu obediencia a la voluntad del Padre -obediencia hasta la muerte y muerte de Cruz-, es una prueba de que Tú eres su enviado. No estás buscando tu lucimiento personal, ni una recompensa terrena. «Yo no soy de este mundo. He bajado del Cielo no para hacer mi voluntad sino la voluntad de Aquél que me ha enviado» (Juan 6,38).


II. «La aceptación rendida de la Voluntad de Dios trae necesariamente el gozo y la paz: la felicidad en la Cruz. -Entonces se ve que el yugo de Cristo es suave y que su carga no es pesada» (Camino.-758).

Jesús, seguirte a Ti no es un camino fácil: no coincide siempre con lo que me apetece hacer, ni siquiera con lo que humanamente parece que sea lo mejor A veces cuesta aceptar rendidamente tu voluntad. A Ti te costó sangre decir: «no se haga mi voluntad sino la tuya» (Lucas 22,42) Pero también es cierto -lo sé por experiencia- que la aceptación rendida de la Voluntad de Dios trae necesariamente el gozo y la paz: la felicidad en la Cruz. Aún más, la capacidad de sacrificio es la medida de la capacidad del amor y de la felicidad. «Quien le amare mucho verá que puede padecer mucho por Él; el que le amare poco, poco.

Tengo yo para mí que la medida de poder llevar gran cruz o pequeña es la del amor» (Santa Teresa). «El que me ha enviado está conmigo; no me ha dejado solo porque yo hago siempre lo que le agrada.» Esta es la razón profunda de la alegría cristiana: Dios no me deja solo, porque yo estoy buscando hacer su voluntad, porque me intento comportar en todo momento como un hijo fiel. Dios es mi Padre, y está siempre pendiente de mí.

Comentario realizado por Pablo Cardona.
Fuente: Una Cita con Dios, Tomo VI, EUNSA
www.encuentro.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, me alegra el alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...