Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

miércoles, 1 de febrero de 2023

Miércoles de San José

 ¡Nazareth!

Centro de Dios.

Centro del mundo.

Fuego que baja a encender

corazones que se den,

en total consumación,

a Él, a Él, a Él.

Y la hondura y honradez,

la lealtad y la fe,

que se respira

en la Casita de José: 

Casita de José:

horas de paz y amor, 

Casita de José:

horas de duda y dolor.

Casita de José:

prudencia y fidelidad.

Casita de José:

muerte dichosa,

final enamorado,

flor que se abre

al color de otro cielo

y de otra tierra

y de otra casa nueva,

de jaspe turquesa.


P.Jesús Martí Ballester.

Taller de s.José en Nazaret.

MISLopez 



Nuestro Redentor era considerado como un extraño

“Me consideran un extraño” (Jb 19,15). No ser reconocido por la sinagoga, fue para nuestro Redentor como ser un extraño en su propia casa. El Profeta lo atestigua con sus palabras: “¿Por qué te comportas como un extranjero en el país, como un viajero que sólo acampa para pernoctar?” (Jr 14,8).

No fue escuchado como Señor, no fue tenido por un propietario de tierra sino por un inquilino. Como viajero, no hizo una pausa para buscar un refugio. Tomó de Judea sólo algunos hombres y terminó su viaje por el llamado a los Gentiles.

A sus ojos era un extraño, porque fijando sus pensamientos a lo que podían ver, ellos no supieron discernir en el Señor lo que no podían ver. Despreciando su carne visible no llegaron a su invisible majestad. Por eso es lógico decir: “Me consideran un extraño”.

San Gregorio Magno (c. 540-604)

papa y doctor de la Iglesia

Libro XIV (SC 212, Morales sur Job, Cerf, 1974), trad. sc©evangelizo.org


Oración para antes de dormir

 Jesucristo le dictó a Santa Gertrudis una oración para recitar antes de dormir, ante la posibilidad de una muerte repentina durante la noche.

«¡Oh Corazón dulcísimo del Señor Jesús! Yo Os encomiendo por esta noche mi corazón y mi cuerpo a fin de que descansen dulcemente en Vuestra Merced. Como no puedo alabar a Dios durante mi sueño, dignaos hacerlo Vos mismo en mi lugar, de modo que todos los movimientos de mi corazón, durante esta noche sean otras tantas alabanza que deis a la Santísima Trinidad, y recibais todos mis suspiros para presentárselos como centellas ardientes de amor. Así sea».

IcD=S



CREO, ESPERO Y TE AMO

Dame la gracia Señor de esperar ante toda desesperanza, confiar que Tú no abandonas y escuchas el callado murmullo de las súplicas de mi corazón. 

Tú, no eres indiferente a mis pedidos, a veces, pareciera que tardas, no oyes o simplemente permaneces en silencio. 

Dame la gracia de saber esperar tus tiempos que son perfectos. Dame la sabiduría y prudencia de esperarTe y amarTe. 

De tu Corazón brota la fuente de toda espera, confianza y amor. 

Hazme fuerte y dócil en la fe para confiar y amar dómine medidas en Ti. 

Amén

Autor: Teresita Feyuk

 https://www.instagram.com/ps_teresita



domingo, 29 de enero de 2023

Los siete dolores y gozos de san José

Primer domingo de san José


Primer dolor: Estando desposada su madre María con José, antes de vivir juntos se halló que había concebido en su seno por obra del Espíritu Santo (Mt 1,18).

Primer gozo: El ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María, tu esposa, pues lo concebido en ella es del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo y le pondrás por nombre Jesús (Mt 1, 20-21).
 
 
Primer dolor y gozo de san José
 

El Reino de los cielos es para ellos

“Dichosos los pobres de corazón, porque el Reino de los cielos es para ellos.” Sí, dichosos los que rechazan las cargas sin valor pero bien pesadas de este mundo. Los que no buscan hacerse ricos sino es poseyendo al Creador del mundo, y él sólo por él sólo. Los que son como gente que no tienen nada pero poseen todo. (cf 2Cor 6,10) ¿No poseen todo aquellos que poseen al que contiene todo y dispone todo, aquellos que poseen a Dios en heredad? (Nm 18,20) “Nada les falta a los que le temen.” (Sal 33,10) Dios les otorga todo lo que sabe que les es necesario. Se da él mismo para que su alegría sea plena.... ¡Gocémonos, pues, hermanos, de ser pobres por Cristo y esforcémonos de ser humildes con Cristo. No hay nada más detestable y más miserable que un pobre orgulloso...

“El Reino de Dios no es ni comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo.” (Rm 14,17) Si nos damos cuenta de que tenemos todo esto en nuestro interior ¿por qué no proclamar con seguridad que el Reino de Dios está dentro de nosotros? (Lc 17,21) Ahora bien, lo que está en nosotros nos pertenece realmente. Nadie nos lo puede arrebatar. Por esto, cuando el Señor proclama dichosos a los pobres tiene razón cuando dice: “El Reino de Dios es para ellos”, no dice “será para ellos”. No lo es solamente por una ley establecida sino también como prenda absolutamente segura, es una experiencia ya ahora de la felicidad perfecta. No solamente porque el Reino está preparado para ellos desde la creación del mundo (Mt 25,34) sino también porque ya han comenzado a poseerlo ahora. Poseen ya el tesoro celestial en vasijas de barro (cf 2Cor 4,7); llevan a Dios en sus cuerpos y en su corazón.
 
 
Beato Guerrico de Igny (c. 1080-1157)
abad cisterciense
Sermón para la fiesta de Todos los Santos 3, 5-6; SC 202, pag 503 ss.evangelizo.org

sábado, 28 de enero de 2023

Sábados consagrados a María

Oración por los cristianos perseguidos de Monseñor Cattenoz:

"Santísima Madre de Dios, nos dirigimos a ti como Madre de la Iglesia, madre de todos los cristianos que sufren y de todas las minorías perseguidas. Te suplicamos, por tu ardiente intercesión, que hagas caer ese muro, los muros de nuestros corazones, y los muros que producen odio, violencia, miedo e indiferencia, entre los hombres y entre los pueblos.

Tú, que mediante tu Fiat aplastaste a la serpiente antigua, congréganos y únenos bajo tu manto virginal, protégenos de todo mal, y abre para siempre en nuestras vidas la puerta de la esperanza.

Haz que nazca en nosotros y en este mundo la civilización del amor que pende de la cruz y de la resurrección de tu Divino Hijo, Jesucristo, Nuestro Salvador, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén".

MISLopez 

María Auxiliadora de Algeciras.

jueves, 26 de enero de 2023

Un encuentro personal con Dios

Cuando le recibas, dile: Señor, espero en Ti; te adoro, te amo, auméntame la fe. Sé el apoyo de mi debilidad, Tú, que te has quedado en la Eucaristía, inerme, para remediar la flaqueza de las criaturas (Forja, 832)

No descubro nada nuevo si digo que algunos cristianos tienen una visión muy pobre de la Santa Misa, que para otros es un mero rito exterior, cuando no un convencionalismo social. Y es que nuestros corazones, mezquinos, son capaces de vivir rutinariamente la mayor donación de Dios a los hombres. En la Misa, en esta Misa que ahora celebramos, interviene de modo especial, repito, la Trinidad Santísima. Corresponder a tanto amor exige de nosotros una total entrega, del cuerpo y del alma: oímos a Dios, le hablamos, lo vemos, lo gustamos. Y cuando las palabras no son suficientes, cantamos, animando a nuestra lengua ‑Pange, lingua!‑ a que proclame, en presencia de toda la humanidad, las grandezas del Señor.

Vivir la Santa Misa es permanecer en oración continua; convencernos de que, para cada uno de nosotros, es éste un encuentro personal con Dios: adoramos, alabamos, pedimos, damos gracias, reparamos por nuestros pecados, nos purificamos, nos sentimos una sola cosa en Cristo con todos los cristianos. (Es Cristo que pasa, nn. 87-88)
 
 

 

Ser una lámpara sobre el candelero

Los laicos a quienes su vocación específica coloca en medio del mundo y al frente de las tareas materiales más variadas, deben ejercer, en virtud de esta vocación, una forma singular de evangelización. Su tarea primera e inmediata no es la institución y el desarrollo de la comunidad eclesial,—esto es el papel específico de los pastores--, sino la puesta en marcha de todas las posibilidades cristianas y evangélicas escondidas, pero ya presentes y activas en las cosas del mundo. El campo propio de su actividad evangelizadora es el vasto mundo complejo de la política, de lo social, de la economía, y también de la cultura, de las ciencias y del arte, de las relaciones internacionales, de los medios de comunicación, así como ciertas realidades abiertas a la evangelización como el amor, la familia, la educación de los niños y adolescentes, el trabajo profesional, el sufrimiento.
Cuanto más laicos estén impregnados del espíritu evangélico, responsables de estas realidades y comprometidos claramente en ellos, competentes para promoverlos y conscientes que hace falta desarrollar su plena capacidad cristiana a menudo sofocada y arrinconada, tanto más estas realidades serán caminos al servicio de la edificación del reino de Dios y, por lo tanto, de la salvación en Jesucristo, sin perder o sacrificar nada de su potencial humano sino manifestando la dimensión trascendente a menudo desconocida
 
 
San Pablo VI
papa 1963-1978
Evangelii Nuntiandi, 70.evangelizo.org

miércoles, 25 de enero de 2023

CONVERSIÓN DE SAN PABLO (25 enero)

 

No hay corazón, por esclavo que sea del odio, que resista al Amor. Los muros de hielo, que lo aíslan de Dios y lo privan de su divino fuego, se convertirán en ríos de agua que bautizan y salvan.

“Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? ”

Bastó esa cálida Voz, preñada de pena al ver cómo ese corazón malgastaba sus fuerzas, bastó que de él se compadeciera, para que ese bravo espíritu recobrara la luz y encontrara el camino.

Y Pablo, en ese instante, humilló su corazón, puso al servicio de ese Cristo al que perseguía su alma y arrojó fuera de sí lo que de Él le apartaba.

Cuanto mayor es el dolor por la ofensa causada, cuanto más alto es el arrepentimiento, mayor es el Amor que Él vuelca en esa alma; así, la espada que buscaba la muerte de los cristianos se tornó en afilada palabra que buscó la conversión de los paganos.

San Pablo, alcanza la conversión de quienes no conocen o persiguen a Dios y ayúdanos a dejarnos guiar por su divina Luz. 


Abel De Miguel Sáenz




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...