Jesús, no quiero abandonarte, antes bien, deseo dar testimonio de ti a los hombres. Quiero darte a conocer a quienes no han oído hablar de ti. Sé que no será fácil, porque el mundo odia los que te pertenecemos, pero “Tú has vencido al mundo”, y con esa confianza, quiero aventurarme en el anuncio de tu Persona. Catholic.net
gadgets para blogger

ACI prensa

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. http://la-oracion.com

miércoles, 4 de agosto de 2021

San Juan María Vianney

 


SANTO CURA DE ARS. 

Nunca fue, la ciencia, requisito imprescindible para encontrar los caminos de Dios; antes bien, Cristo se valió de los carentes de ella porque buscaba una sincera alma y un noble corazón.

Fuiste tú, Santo Cura de Ars, uno de esos elegidos en los que la riqueza del alma fue tan excelsa que, tocado por la gracia divina, atrajiste a pobres y poderosos, a ignorantes y doctos,  a todo aquel que tuviera una mínima sed de Dios.

Entregado a Quien te eligió, hiciste de la oración, la humildad y la pobreza muros inaccesibles al demonio y fortaleza de un alma enamorada de Dios, y tan altas virtudes rodearon a ese sacerdocio al que Dios te eligió, que eres Patrón de quienes son llamados por ese camino.

Santo Cura de Ars, que tu poderosa intercesión nos alcance esa fidelidad y entrega que tú tuviste, para que gocemos, como tú, de la compañía de Dios. 


Santo Cura de Ars, ruega por nosotros. 


Abel De Miguel Sáenz

Madrid, España

Miércoles de San José



"Manos en el taller,  que  trabajan  sembrando  un  Nuevo  Reino. 

Manos fuertes, que  saben  defender a su familia  en  Nazaret,  hogar  de  carpintero. 

Manos para  enseñar,  que  a  Jesús  se  llega  por  dos  maderos. 

Manos limpias  que  saben  perdonar y a  una  madre  cuidar:  manos  de  un  hombre  bueno. 

Danos,  tú,  San  José,  tu  valor  y  tu  esfuerzo, manos  llenas  de  fe  para  hacer  de  Dios  el  Reino:   para  hacer  un  Mundo  Nuevo. 

Manos para  soñar,  escuchando   al  Señor  en  nuestros  sueños.   

Manos fuertes que  saben  aguantar:  desiertos,   sequedad,  en  un  pueblo  extranjero. 

Manos de San José,  que  a  Jesús  le  enseñan  a  ser  maestro. Manos limpias,  en  manos  de  María,  familia  y alegría, que  hacen  vivir  ya  el  Cielo. 

Danos,  tú,  San  José,  tu  valor  y  tu  esfuerzo, manos  llenas  de  fe  para  hacer  de  Dios  el  Reino: para  hacer  un  Mundo  Nuevo." 

AMÉN.


MISLopez

Oración a San José por los matrimonios

 

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Bendito san José,

esposo fiel y enamorado de María Santísima, llénanos de amor y de esperanza, usa tu habitual compasión con tus fieles siervos y por el lazo sagrado que te unió a la Madre de Dios ruega por los problemas que atravieso:

ayúdame a restaurar mi matrimonio, ayúdame a salir de tanta tristeza y haz que vuelva a mi hogar cuanto antes la persona que tanto amo y quiero que esté a mi lado.

Haz que podamos perdonarnos y se curen nuestras heridas, que olvidemos las malas palabras y discusiones, que podamos retomar nuestra unión en armonía y amor y se alejen las dudas, los celos e infidelidades.

Haz, mi querido san José,  

que podamos cumplir los sueños y proyectos que un día tuvimos y quisimos cumplir juntos, ayúdanos a superar los obstáculos, no dejes que otras personas nos desunan y apaguen la llama del amor que estaba encendida, guía nuestros caminos para que volvamos a estar juntos,

cuídanos y protégenos, que nunca nos falte tu amparo, y bendícenos para que podamos retomar nuestra relación

y seamos de nuevo un solo corazón.

San José, por la unión que tuviste con Jesús y María, por la felicidad que tuviste junto a Ellos, concédeme tu poderoso y milagroso patrocinio 

y asísteme con tu bondad desde el Cielo, y por el honor que te concedió el Padre Eterno de ser padre custodio  del Divino Niñito Jesús, obtenme, te ruego, el favor que tanto necesito:

(pedir lo que se desea conseguir) 

 San José, amable jefe de la Sagrada Familia, tu que eres protector de los esposos y guardián de los hogares, eres consuelo y esperanza de los atribulados y haces posibles lo que para nosotros es imposible, obtenme de los Sagrados Corazones de Jesús y María que en breve vea atendida mi demanda, no me abandones en tan desdichada situación y alcánzame de Dios Todopoderoso la gracia de tener un corazón, humilde puro y caritativo,

para servir siempre mejor a Jesús y María y ser buena persona con mis hermanos necesitados.

Así sea.

Rezar tres Padrenuestros, tres Avemarías y tres Glorias.

La oración y los rezos se hacen tres días seguidos.


Frases Celebres de los Santos y Sus Vidas 

LA PRIMERA VEZ QUE EL NIÑO JESÚS LLAMO "PADRE" A SAN JOSÉ.

 


Cuenta la mística católica que la Virgen María y san José conversaban sobre los misterios del Señor, quien ya había cumplido el año de edad. Los esposos hablaban de la bondad de Dios que había decidido encarnarse y padecer las penalidad de la naturaleza humana.

San José expresaba su admiración y alabanza hacia el Señor por esta obra de amor cuando el Niño Jesús, en brazo de la Virgen María lo miró y le dijo:

“Padre mío, yo vine del cielo a la tierra para ser luz del mundo y rescatarle de las tinieblas del pecado, y para buscar y conocer mis ovejas como buen pastor y darles pasto y alimento de vida eterna y enseñarles el camino para ella y abrir las puertas que por sus pecados estaban cerradas; quiero que seáis los dos hijos de la luz, pues la tenéis tan cerca“. (Mística Ciudad de Dios, nota 681).

El amor y agradecimiento de un padre

Estas palabras inundaron el corazón de san José de amor, reverencia y alegría. Se puso de rodilla ante el Niño Jesús con humildad y le agradeció porque la primera palabra que le había oído pronunciar fue “Padre”.

Entre lágrimas le pidió al Señor que su luz divina lo alumbrase y que su lo guiara en el cumplimiento de su perfecta voluntad.

Sor María de Jesús Agreda comenta:

“Pero aunque San José no era padre natural del Niño Dios, sino putativo, el amor que le tenía excedía sin medida a todo lo que los padres naturales han amado a sus hijos, porque en él fue la gracia y aun la naturaleza más poderosa que en otros y en todos los padres juntos” (Mística Ciudad de Dios, nota 682).


Frases Celebres De  Santos y Sus Vidas

martes, 3 de agosto de 2021

EL ÁNGEL QUE CONSOLÓ A JESÚS

 



Cuentan de un alma que llegó al cielo, y lo primero que pidió a San Pedro es poder conocer al ángel que había consolado a Jesús en el huerto de los olivos. San Pedro le dijo dónde encontrarlo, y el alma se fue derecho hacia el tumulto celestial que le había indicado el apóstol, en busca del ángel. 

Una vez a solas con él, le hizo una pregunta por la que sentía enorme curiosidad. Él era el ángel que había consolado al Señor en medio de la angustia de Getsemaní, y quería saber qué era exactamente lo que le había dicho a Jesús para animarle y consolarle.

El ángel entonces miró con inmenso cariño al alma curiosa, y le dijo: “Le hablé de ti y del amor que ibas a tenerle, eso animó a Jesús.

Intimidad con Dios=Santidad

lunes, 2 de agosto de 2021

ORACIÓN A SAN JOSÉ, POR UN ALMA DEL PURGATORIO...

 


Amorosísimo San José, que tan tiernamente amaste a Jesús y tan vivamente sentiste la privación de su presencia cuando le perdiste en el templo, te encomiendo con todo fervor el alma de (se dice el nombre), que, lejos tal vez de la beatífica presencia de Dios, está ahora padeciendo en el purgatorio.

!Oh santo patriarca! sé su consuelo en aquel lugar de pena y expiación, dígnate aplicarle los piadosos sufragios de los fieles, particularmente los míos. Constitúyete su intercesor para con Jesús y María y rompe con tu poderosa oración sus cadenas, para que pueda abismarse en el seno de Dios y gozar cuanto antes de la felicidad eterna. Así sea.

Señor Jesús, Tú que por tu pasión dolorosa redimiste a todas las almas, a aquellas que están el purgatorio llévalas al Cielo por intercesión de la Virgen y San José.

SAN JOSÉ, PADRE ADOPTIVO DE JESÚS, RUEGA POR NOSOTROS


Carlos Almas del Purgatorio



NUESTRA SEÑORA DE LOS ÁNGELES




Junto a cada uno de esos corazones y almas, haciendo vela en esos pechos en los que se fragua la lucha entre el bien y el mal, hay un ángel que se desvela para que alcancemos la Felicidad.

Y cada uno de esos espíritus, que Dios puso a nuestro alcance, rinde su mirada a Dios y a su Madre.

Bien tranquilos podemos sentirnos sabiendo que nuestra vida está bajo la custodia de tan queridos ángeles y de tan querida Madre.

Si Dios les confió nuestras vidas, coronó este milagro poniendo como Reina de ellos a María.

Así, Madre, Reina de los ángeles, son ellos los portavoces de tus cálidos labios que hablan de  Amor.

Y es tu inmaculada luz la que los rodea y nos protege del pecado.

Y es tu corazón el que  hace que ellos nos auxilien en nuestras carencias y necesidades.

Sé, Madre, que cada vez que mi ángel me ayuda, cada vez que lo siento haciendo vela en las puertas de mi corazón y  alma, detrás de él estás tú.

Sí, María, Reina de los ángeles, cuando a ellos me encomiendo, te rinden su mirada, reclaman tu auxilio y apelan a tu corazón y alma para hallar consejo. 


María, Reina de los ángeles, a ellos y a ti me encomiendo. 


Abel  De Miguel Sáenz

domingo, 1 de agosto de 2021

ANTES DEL DESCANSO SEÑOR...

 


Aquí venimos a tú presencia, tú eres nuestro descanso, tú dices:

Vengan a mí todos los que están cansados y agobiados, y yo los aliviaré.

Muchos de nosotros estamos cansados y agobiados, en un mundo difícil.

Señor, la vida se nos va y ni siquiera sacamos tiempo para estar contigo, para alabarte, para orar, para glorificar tu Nombre.

Por eso venimos ante tu presencia, ponemos nuestras manos con su cansancio, nuestros labios, nuestra mente también y descansamos en ti y te pedimos que hagas obras maravillosas.

¡ Tú conoces, oh Dios ! a tus hijos(as), conoces nuestras realidades, cansancios, nuestras vidas, nuestros corazones.

Abrázanos, tócanos, acarícianos con tu Presencia y sana nuestra miseria.

¡ Amén !


Intimidad con Dios=Santidad

LOS ÁNGELES VAN CON NOSOTROS A MISA.

 



Ahí están ellos, de todos los coros angélicos, desde los más altos serafines hasta los ángeles custodios, para adorar a Dios

La parte más importante de la misa es la Consagración, cuando la hostia y el vino se transforman en el verdadero cuerpo y sangre de Nuestro Señor Jesucristo.

Y ¿tú piensas que el santísimo sacramento está ahí solito, en las manos del sacerdote?

Claro que no.

El sacrificio de la misa es asistido por el Espíritu Santo y, en el momento de la consagración, miríadas de ángeles están presentes para adorar a Dios. Ahí están ellos, de todos los coros angélicos, desde los más altos serafines hasta los ángeles custodios.

Donde está Dios, están los santos ángeles también.

Consideremos esto al ir a misa: estamos frente a Dios, en presencia real, y lo adoramos junto con todos sus santos ángeles.

Nosotros somos la Iglesia, la asamblea de los hijos de Dios, ¡el Reino de Dios!

Bendito sea Dios en el santísimo sacramento del altar.


Intimidad con Dios=Santidad

sábado, 31 de julio de 2021

ASÍ MURIÓ LA VIRGEN MARÍA SEGÚN SAN JUAN DAMASCENO, DOCTOR DE LA IGLESIA

 



“La Madre de Dios no murió de enfermedad, porque ella por no tener pecado original no tenía que recibir el castigo de la enfermedad. Ella no murió de ancianidad, porque no tenía por qué envejecer, ya que a ella no le llegaba el castigo del pecado de los primeros padres: envejecer y acabarse por debilidad. Ella murió de amor. Era tanto el deseo de irse al cielo donde estaba su Hijo, que este amor la hizo morir.

Unos catorce años después de la muerte de Jesús, cuando ya había empleado todo su tiempo en enseñar la religión del Salvador a pequeños y grandes, cuando había consolado tantas personas tristes y había ayudado a tantos enfermos y moribundos, hizo saber a los Apóstoles que ya se aproximaba la fecha de partir de este mundo para la eternidad.

Los Apóstoles la amaban como a la más bondadosa de todas las madres y se apresuraron a viajar para recibir de sus maternales labios sus últimos consejos, y de sus sacrosantas manos su última bendición.

Fueron llegando, y con lágrimas copiosas, y de rodillas, besaron esas manos santas que tantas veces los habían bendecido. Para cada uno de ellos tuvo la excelsa Señora palabras de consuelo y de esperanza. Y luego, como quien se duerme en el más plácido de los sueños, fue Ella cerrando santamente sus ojos; y su alma, mil veces bendita, partió a la eternidad.

La noticia cundió por toda la ciudad, y no hubo un cristiano que no viniera a llorar junto a su cuerpo , como por la muerte de la propia madre. Su entierro más parecía una procesión de Pascua que un funeral. Todos cantaban el Aleluya con la más firme esperanza de que ahora tenían una poderosísima Protectora en el cielo, para interceder por cada uno de los discípulos de Jesús.

En el aire se sentían suavísimos pero fuertes aromas, y parecía escuchar cada uno, armonías de músicas muy suaves. Pero, Tomás Apóstol, no había alcanzado a llegar a tiempo. Cuando arribó ya habían vuelto de sepultar a la Santísima Madre.

Pedro, – dijo Tomás- No me puedes negar el gran favor de poder ir a la tumba de mi madre amabilísima y darle un último beso a esas manos santas que tantas veces me bendijeron. Y Pedro aceptó.

Se fueron todos hacia el Santo Sepulcro, y cuando ya estaban cerca empezaron a sentir de nuevo suavísimos aromas en el ambiente y armoniosas músicas en el aire.

Abrieron el sepulcro y en vez de ver el cuerpo de la Vírgen encontraron solamente…una gran cantidad de flores muy hermosas. Jesucristo había venido, había resucitado a Su Madre Santísima y la había llevado al cielo.

Esto es lo que llamamos La Asunción de la Vírgen María. 

Y quien de nosotros, si tuviera los poderes del Hijo de Dios, no hubiera hecho lo mismo con su propia Madre?”

Frases Celebres De Santos y Sus Vidas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...